Actividades Destacado

¿EXISTE EL PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO COMO UN PATRIMONIO DIFERENTE AL PATRIMONIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO?

A raíz de la publicación por parte de la importante Fundación Arquitectura Contemporánea (de carácter privado) de una convocatoria de 4 becas (3 para arquitectos y 1 para otras titulaciones) para integrarse en un “equipo interdisciplinar para el desarrollo de un proyecto sobre planificación estratégica del territorio vinculada al patrimonio histórico, los equipamientos y la gestión cultural en la provincia de Córdoba”, en la cual no se incluye a la Historia del Arte como una de las titulaciones aceptadas para poder presentarse (aunque según nos han comentado desde la Fundación sí van a aceptar a los historiadores del arte que se presenten, lo cual agradecemos), quisiéramos hacer desde Aproha un pronunciamiento de carácter general sobre esta cuestión que trasciende este caso.
Rechazamos y denunciamos la diferenciación (distinción y separación) que se está haciendo en el ámbito científico, profesional, administrativo y ahora también legal (como ha hecho la nueva Ley gallega de Patrimonio Cultural de 2016) entre el patrimonio artístico y el patrimonio arquitectónico, lo cual, lejos de ser una simple cuestión terminológica o metodológica, está teniendo importantes repercusiones en el ámbito profesional, ya que de esta diferenciación parece derivarse una asignación competencial (siempre en el ámbito del estudio o del conocimiento, que es la competencia de la Historia del Arte) totalmente inadecuada e inaceptable para Aproha: la de los historiadores del arte para el patrimonio artístico (reducido ahora sólo a las artes figurativas y bienes muebles) y la de los arquitectos para el patrimonio arquitectónico.
Esta confusión de atribuciones competenciales está resultando muy evidente en ámbitos como el del patrimonio arquitectónico del movimiento moderno, los informes histórico-artísticos de restauración o la difusión del patrimonio histórico-artístico de carácter arquitectónico.
Resulta hasta ridículo tener que argumentar (y más reivindicar) aquí la competencia de los historiadores del arte en relación al estudio de la arquitectura (histórica o actual), pues desmontaría la propia disciplina de la Historia del Arte, por lo que resulta realmente grave y atentatorio contra nuestra disciplina que la arquitectura haya empezado a independizarse patrimonialmente del patrimonio artístico, entre otras razones porque sería volver a esa consideración decimonónica de los monumentos entendida como simples objetos arquitectónicos desvinculados de su dimensión artística integral (pintura, mobiliario, escultura, solerías, etc.) y territorial (su entorno urbano y territorial) y que gracias a la Historia del Arte y al concepto de Patrimonio Histórico-Artístico fue felizmente superada en el siglo XX, preparando el terreno incluso para la actual expansión del patrimonio inmueble al territorio y al paisaje, y desde el que ahora parece inexplicablemente querer volverse al punto de partida. Realmente retrógrado.

FUNDACIÓN ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está aceptando nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies