GuruWalk

CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE GURUWALK Y APROHA

Razones y Objetivos de Aproha para la firma de este acuerdo:
Una de las salidas profesionales más reales, importantes, creativas y de mayor continuidad y capacidad de crecimiento para los historiadores del arte, además de muy acordes a nuestras competencias profesionales, son las actividades de Difusión del Patrimonio Cultural, en particular las visitas culturales dirigidas a todo tipo de públicos, incluidos los turistas. Sin embargo, la falta de una regulación adecuada en este campo está provocando una situación, además de muy perjudicial para la conservación del Patrimonio Cultural, muy injusta y lesiva para nuestro desarrollo profesional, y que se videncia a través del generalizado intrusismo profesional, en un abuso en las condiciones laborales o en la degradación de las exigencias científicas exhibidas en la realización de estas actividades. Especialmente preocupantes para nosotros son, por un lado, la más que dudosa legalmente asignación a los guías de turismo de la competencia para realizar de forma exclusiva la labor de guía en las visitas culturales a los bienes declarados Patrimonio Cultural en España, dada la liberalización de los servicios turísticos producida con la promulgación de la Directiva Bolkenstein (Directiva 2006/123/ce del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior) y, por otro lado, la ausencia de cualquier mínimo control o exigencia sobre las visitas realizadas de forma independiente y ajena a los circuitos controlados por los guías de turismo o las instituciones culturales, como las contratadas por las empresas turísticas o muchas de las realizadas en el contexto de los freetours.

Para Aproha, la Difusión del Patrimonio Cultural, y dentro de ella obviamente la visita cultural, constituye una actividad tutelar de enorme relevancia, ya que es a través de ella como se transmiten a la sociedad (local o extranjera) los valores y contenidos del Patrimonio Cultural, de ahí que sea necesario e irrenunciable que exista una regulación precisa por parte de la legislación competente sobre la materia, la de Patrimonio Cultural, con independencia de la concurrencia de otras normas como la de Turismo.

Esta regulación de la Difusión, hasta ahora inexistente en nuestro país y constantemente reclamada desde Aproha, debería basarse, entre otras cuestiones, en una precisa definición de los perfiles y competencias profesionales relacionados con la Difusión, especialmente a través de la reconocida internacionalmente figura del Intérprete.

Para Aproha, la condición de Intérprete del Patrimonio Cultural debería otorgarse a los titulados en los grados o licenciaturas correspondientes a los valores reconocidos por las leyes de Patrimonio Cultural (Historia del Arte para el valor artístico, Arqueología para el valor arqueológico, Antropología para el valor etnológico, etc.) que acrediten una formación específica sobre interpretación, los cuales ejercerían su actividad en el bien patrimonial que le competa disciplinarmente (el historiador del arte en el Patrimonio Histórico-Artístico, el arqueólogo en el Patrimonio Arqueológico, el antropólogo en el Patrimonio Etnológico, etc.). Para ello cabe establecer diferentes vías para acreditar esta condición, por ejemplo la pertenencia a un colegio o asociación profesional como Aproha.

En definitiva, lo que Aproha defiende y reclama como criterio fundamental para el ejercicio profesional en el campo de la Difusión y, en particular la vista cultural, es formación y capacitación adecuada y reglada, la cual sólo es posible disponiendo de la titulación universitaria correspondiente al bien objeto de la difusión.

Por estas razones y a la espera de esta regulación de la Difusión reclamada, desde Aproha queremos apoyar todas aquellas iniciativas y a todos aquellos profesionales que desean realizar su actividad profesional en el campo de la visita cultural desde los parámetros científicos y profesionales que consideramos adecuados.

Es en este contexto donde se enmarca este convenio de colaboración con la plataforma de economía colaborativa Guruwalk a través de la emisión de un certificado o sello de calidad a aquellos profesionales que publiquen su oferta en esta plataforma y que cumplan con unas exigentes condiciones científicas, profesionales y laborales establecidas por Aproha. Esto significa que, obviamente, Aproha no tiene ninguna responsabilidad ni relación con aquellas otras visitas culturales alojadas en esta plataforma que no dispongan de nuestro sello de calidad.

Este certificado de calidad persigue no sólo que los contenidos que se transmitan en una visita a los diferentes tipos de visitantes, incluidos los turistas, por parte del Intérprete del Patrimonio sean rigurosos desde el punto de vista científico, sino que la actividad que se realiza sea digna y legítima desde el punto de vista profesional y laboral, exigiendo por ello una titulación acorde con la actividad profesional desempeñada y unas condiciones laborales dignas. Especialmente importante será evitar cualquier tipo de discriminación por razones de género, raza, diversidad cultural y religiosa o de otro tipo en la realización de la visita.

Estas exigencias se extienden además al impacto que producen las actividades turísticas en el Patrimonio Cultural por lo que garantizarán que las visitas culturales realizadas por los profesionales que quieran disponer de este certificado de calidad respeten los valores del Patrimonio Cultural y produzcan el mínimo impacto posible en el mismo. En este sentido, las visitas realizadas deberán respetar y garantizar la autenticidad e integridad del bien, en especial evitando contenidos, medios o actividades que oculten, minusvaloren o distorsionen los valores y significados por los cuales un bien ha sido reconocido como Patrimonio Histórico.

En definitiva, lo que perseguimos desde Aproha con este convenio de colaboración es trasladar a la sociedad y a las administraciones públicas que la visita cultural, incluida la de los turistas, constituye una actividad profesional de gran relevancia que requiere de la máxima cualificación, la cual sólo puede ser garantizada a través de la participación de los profesionales competentes para ello, entre ellos y muy especialmente, los historiadores del arte. En este sentido queremos poner de manifiesto que la inmensa mayoría de visitas culturales realizadas sobre el Patrimonio Cultural lo hacen sobre bienes histórico-artísticos, de ahí la legitimidad y justicia de las reivindicaciones que hacemos los historiadores del arte en este sentido.